Aplicación para móviles: www.aspejacetania.mobi METEO
Español
Français
English

Buscar / Réchercher Buscar en el web:

agenda

Prepara tu viaje . Prépare ton voyage

Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel



El Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel es uno de los ecosistemas de media montaña más importantes de todo el Pirineo aragonés. Abarca una superficie de 9.513 hectáreas e integra a los municipios de Bailo, Caldearenas, Jaca, Las Peñas de Riglos, Santa Cilia y Santa Cruz de la Serós. La presencia entre sus límites del monasterio viejo de San Juan de la Peña representa un valor añadido que eleva a una dimensión histórica su importancia como espacio natural. Los densos bosques que visten sus montañas y los escarpes de conglomerados, en los que habitan importantes poblaciones de rapaces, son sus elementos más representativos.

La primera figura de protección del espacio natural que rodea al monasterio viejo de San Juan de la Peña se remonta al siglo XIX. En 1869 el Estado quiso subastar el monte que rodea al templo pero finalmente se impuso la tesis de que no se podía concebir el monasterio sin el monte que lo rodeaba. “Quitad el monte al santuario, y habréis mutilado el monumento”, concluía un informe del responsable del Distrito Forestal de Huesca, contrario a la subasta de aquellos parajes. En 1920 fue declarado Sitio Nacional de Interés Natural (fue el tercero en España tras los parque nacionales de Covadonga y Ordesa). Ya en 1998 se clasificó como Monumento Natural y en 2007 se creó el Paisaje Protegido, incluyendo además los hayedos de San Salvador, el barranco de la Carbonera, los quejigales de Atarés y el Boalar, los abetales de la Peña Oroel y una extensa superficie de bosques de pino silvestre y paredes conglomeráticas.

En este espacio es posible encontrar especies endémicas como la oreja de oso (Ramonda myconi) o la Petrocoptis hispánica. Sobre los cielos del Paisaje Protegido vuelan buitres, quebrantahuesos y alimoches, que buscan esas inmensas paredes de conglomerado para construir sus refugios. La calidad de los densos bosques, protegidos durante más de cien años, se certifica con la presencia de especies determinantes en la calidad ambiental de un ecosistema, como el pico picapinos, el pito negro, la culebra europea o el lirón careto. Es una zona privilegiada para la observación de aves y el turismo ornitológico.

http://www.rednaturaldearagon.com/default.aspx?FolderID=90

Oficina de Turismo de Jaca . [ Jacetania ]

Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel.  Foto: Miguel Ángel Muñoz